Recogida de Agua de Lluvia

La lluvia es un recurso natural a nuestro alcance que nos permite disponer de una reserva de agua de una calidad óptima para destinar al riego de jardines, huertos y otros espacios. Para conocer el volumen de agua que podemos llegar a captar, deberemos tener en cuenta la precipitación de nuestro municipio y la superficie de cubierta de que disponemos.

Una vez conozcamos estos datos básicos, debemos saber qué cantidad de agua mensual necesita nuestro jardín.

Precipitación: para conocer la precipitación, hay que medir la altura que alcanza el agua que ha caído (se expresa en milímetros o litros por metro cuadrado), que es equivalente a la precipitación, ya que un volumen de un litro sobre una superficie de un metro cuadrado alcanzaría una altura de un milímetro (1 mm = 1 l/m2).
Superficie de captación: los metros cuadrados de tejado o azotea disponen los edificios nos indican el volumen de agua que podemos captar y esto nos permitirá calcular las dimensiones de los depósitos.

Necesidades hídricas destinadas al riego
En el jardín mediterráneo deberíamos encontrar especies autóctonas adaptadas a las condiciones climáticas. Es decir, especies acostumbradas a largos periodos de sequía.
La xerojardinería es la especialidad de la jardinería que utiliza especies autóctonas que minimizan las necesidades de agua de nuestro jardín y, al mismo tiempo, se adapta –teniendo en cuenta características como la topografía, la orientación, el tipo de suelo, etc.– al diseño de un jardín atractivo sin renunciar al ahorro de agua.
Normalmente tenemos fijada la imagen de jardines verdes, característicos de climas húmedos, pero para disfrutarlos, hay que tener presente que el consumo de agua es muy elevado. Así, en jardines donde predomine el césped, se consideran los siguientes consumos de agua:
Consumo de agua para el riego de césped
Verano (junio, julio, agosto)
Consumos máximos diarios: 5-7 l/m2
Otoño
Consumos máximos diarios: 5 l/m2

El consumo de los otros seis meses se puede considerar de 5-7 l/semana, es decir, 1 l/m2 y día. Para valorar el consumo destinado al riego, empleamos como parámetro de referencia el consumo del césped, ya que es muy elevado.

 

Costes: el coste medio de un depósito de agua de lluvia de 15 m3 puede ser de unos 5.000€.
(Precio según material, consultar: 91 808 89 16).

Esta inversión representa una disminución del consumo de agua doméstica y, por lo tanto, repercutirá directamente en el recibo del agua.
Hay que tener también en cuenta que durante los meses de verano, cuando las necesidades hídricas son más elevadas, dispondremos de una reserva de agua para destinarla al riego. Otras especies, como la grama, tienen un consumo de agua de 1,5 l/m2 y día durante el verano.

Fuente: Diputación de Barcelona (Área de Medio ambiente)

Tags: