Problemas de humedad por infiltracion de muros, puertas, ventanas

La prevención de la humedad debe comenzar con soluciones arquitectónicas: la presencia de aleros, cornisas, voladizos, antepechos de ventanas, etc., cumple una misión protectora ante la lluvia, actuando a manera de paraguas de los paramentos exteriores.

La falta o la insuficiencia de estas defensas deja a dichas superficies en difíciles condiciones para soportar el ataque del agua, situación que se corrige con la aplicación de revestimientos impermeabilizantes a base de revoques con una imprimación hidrófuga, o recubrimientos de pinturas plásticas de caucho artificial, que permitan la transpiración natural del muro tratado.

Lo óptimo es ejecutar una solución arquitectónica antes que un tratamiento a los muros por el exterior; ambos tienen complicaciones al requerir la instalación de un sistema de andamiaje para que los operarios puedan acceder a la totalidad de la superficie a tratar.

Por costo: normalmente una solución arquitectónica es más económica que un tratamiento de muros. En casos muy puntuales, se pueden ejecutar medidas paliativas desde el interior, pero sólo cumplirán su objetivo de ocultar estéticamente el problema, pero la humedad seguirá latente en los muros afectados.

Fuente: Guillermo Condemarin. Consultor

Categories: Noticias

Tags: