Problemas de humedad por condensación

Las condensaciones son preocupantes cuando rebasan los porcentajes normales y se tornan insistentes.

Es muy común en los patios techados, que se “lluevan”, no por efectos de goteras, sino por condensación en la cara inferior de las planchas de la cubierta, pues no tienen ningún tipo de protección para mitigar este efecto. Del mismo modo, las ventanas de acero laminado se oxidan con facilidad dada la humedad de la condensación, o al no tener vías de escurrimiento generan charcos que sueltan el material de revestimiento o favorecen la aparición de hongos.

Para evitar la condensación de las cubiertas de los patios techados, existen materiales en base a lana mineral y cemento que proyectados sobre la cara inferior crean una rugosidad que minimiza la condensación.

Por otra parte, para evitar que se formen condensaciones excesivas en los paramentos fríos (principalmente ventanas) se debe combatir este desequilibrio higrotérmico. Si las superficies que tienen una temperatura más baja que el aire del ambiente roban calor a éste y pueden llevarlo a su saturación, la solución debe procurar de que no existan tales saltos térmicos. Siendo óptimo instalar la calefacción lo más cercano a estos puntos, o con ayuda de ventiladores, que haga circular las capas de aire, para que estos puntos se vayan calentando progresivamente a medida que se aumenta la temperatura del recinto.

En caso de temperaturas constantes bajo cero en invierno, para la rehabilitación de paramentos interiores afectados por humedad por condensación, se debe aplicar una protección termoaislante aplicada en la cara externa, se cubren simultáneamente tres objetivos, evitando a un mismo tiempo:

  • el contacto directo del muro con el ambiente atmosférico frío durante el invierno;
  • los efectos de la radiación térmica en los meses veraniegos;
  • y la pérdida térmica en el supuesto que los locales interiores cuenten con un sistema de calefacción.

Categories: Noticias

Tags: