Mantenimiento de Nuestras Instalaciones de Agua

Mantenimiento

A lo largo de los artículos publicados en nuestra sección de noticias, hemos hecho un recorrido por los diferentes aparatos y sistemas que favorecen el ahorro de agua.

En este apartado haremos las recomendaciones oportunas para que podamos realizar un mantenimiento preventivo de nuestras instalaciones de agua. De este modo, podremos detectar y prevenir posibles problemas que en un futuro nos podrían obligar a hacer una inversión superior. Como hemos comentado, hay dos tipos de mantenimiento:

Mantenimiento preventivo
Es aquel que hacemos periódicamente, según indicaciones del fabricante o instalador, y que tiene por objeto conservar en buenas condiciones de funcionamiento nuestros aparatos y sistemas instalados. Así, alargamos la vida útil de nuestras instalaciones y disfrutaremos plenamente de las prestaciones que nos ofrecen. La inversión en el mantenimiento preventivo supone un ahorro económico, ya que se evitan reparaciones más costosas.

Mantenimiento correctivo
Es aquel que hacemos cuando se produce un problema, como la corrosión, etc.
En general, estas reparaciones serán más costosas, ya que pueden suponer que debamos sustituir totalmente el aparato o la instalación. Además, una avería no detectada con una posible fuga de agua puede provocar daños en nuestra vivienda o a terceros.

Red de agua
El mantenimiento preventivo de nuestra red de agua generalmente es dificultoso, porque en la mayoría de los casos la instalación estará enterrada y, por lo tanto, no podremos detectar con facilidad las posibles fugas de agua.
Sin embargo, deberemos estar alerta ante posibles manchas de humedad, por insignificantes que sean. Dependiendo de la importancia de esta fuga, la podremos detectar comprobando que nuestro contador registra suministro de agua con todos los grifos cerrados.

Grifos
El mantenimiento de los grifos es muy sencillo, ya que solo consiste en comprobar el cierre correcto de los grifos, es decir, que no goteen.
Deberemos comprobar que no hay restos de cal en el filtro o en el aireador de los grifos.
Algunos fabricantes suministran productos especiales para el mantenimiento de los grifos, como tubos para engrasar las juntas, las gomas y otros elementos para garantizar que no se rompan cuando se resequen. Del mismo modo, encontraremos productos para eliminar la cal.

Cisternas de inodoro
La cisterna del inodoro es uno de los puntos de la vivienda en que la fuga de agua nos puede pasar desapercibida, y esto a lo largo del día puede suponer un derroche de agua importante. Si se detecta una pérdida de la cisterna del inodoro, deberemos cambiar el mecanismo interno.

Electrodomésticos
Para que nuestros electrodomésticos funcionen en condiciones correctas, tendremos que garantizar el mantenimiento recomendado por el fabricante.

Lavavajillas
Debemos recordar que hay que reponer la sal y el abrillantador del lavavajillas periódicamente.

Lavadoras
Todas las lavadoras llevan un filtro incorporado que tendremos que limpiar regularmente para garantizar la centrifugación y evitar las posibles pérdidas de agua.

Recogida de agua de lluvia
La recogida de agua de lluvia es un recurso muy efectivo para ahorrar agua y, además, comporta un mantenimiento mínimo del depósito, que dependerá de las instrucciones del fabricante suministrador de los equipos de recogida de agua pluvial.
El mantenimiento nos deberá garantizar la conservación correcta del agua en condiciones óptimas para su uso. En caso de que dispongamos de un equipo

Recomendaciones
Es necesario afrontar la falta de agua y la sequía de una manera responsable, haciendo un consumo racional y utilizando el agua estrictamente necesaria.

Debemos recordar lo siguiente:

• El agua es esencial para la vida.
• Toda la vida está interconectada a través del agua.
• El agua es limitada y se puesde agotar.
• El agua debe conservarse.
• El agua es un bien común.
• Nadie tiene derecho a malgastar el agua.
• No hay sustituto para eñl agua.

Esta guía pone a su alcance todas las tecnologías y mecanismos ahorradores de agua que podemos tener en nuestras casas.
Además, hay que adquirir prácticas ahorradoras, como no utilizar el inodoro como papelera, ducharse en lugar de bañarse, cerrar el grifo cuando nos enjabonemos las manos y los dientes, regar las plantas lo mínimo necesario, poner el lavavajillas y la lavadora llena y no dejar correr el agua cuando se lavan platos.
En resumen, debemos recordar que no podemos tirar ni una gota de agua. Todos somos responsables de ello.
Si utilizamos bombeo para el riego automático, deberemos hacer el mantenimiento que el fabricante recomiende.

Fuente: Diputación de Barcelona (Área de Medio Ambiente).

Tags: