Impermeabilización Eficiente de Cubiertas

Cubiertas
Ante todo hay que señalar que las intervenciones en cubiertas son siempre más viables que las intervenciones en las fachadas, por la accesibilidad de las mismas, y porque dentro del mantenimiento del edificio, es más habitual que se realicen reparaciones en estas unidades de obra.

Las técnicas constructivas de incorporación del aislamiento en cubiertas estarán habitualmente ligadas a la necesidad de reparar el sistema de impermeabilización.
Distinguiremos en cada caso este condicionante en el análisis de la solución constructiva.

Aislamiento de cubiertas inclinadas o tejados:
Depende de la necesidad de renovar total o parcialmente el revestimiento impermeable del tejado (teja, pizarra, etc.).
La suma de una capa de producto aislante no disminuye la solicitación mecánica de la cubierta, sino que en la mayoría de los casos la mejora, como en la proyección de espuma rígida de poliuretano sobre ripias u otros soportes ligeros que además en el caso de estar deteriorados los rehabilita.

Las técnicas de fijación del tejado marcarán el modo de fijación del producto aislante: adherido, proyectado, fijado mecánicamente o entre rastreles principalmente.
Las planchas de poliuretano conformado y la espuma de poliuretano proyectada se adaptan a las diferentes posibilidades de acabado de estos tejados.

Una intervención exterior de fácil ejecución y excelentes prestaciones es la aplicación del aislante sobre el tejado con una protección posterior (técnica habitual con proyección de espuma rígida de poliuretano y acabado con elastómero para protección de UV).
Lo más habitual, si existe altura disponible, es la intervención por el interior.

La intervención bajo cubierta en el caso de que este espacio sea accesible o pueda practicarse un acceso provisional o definitivo, será bien proyectando bajo el faldón o bien colocando aislamiento sobre el forjado entre tabiquillos (proyectado o en forma de planchas conformadas)

Aislamiento de cubiertas planas o azoteas.
Estas construcciones, por su tipo de impermeabilización requieren de una intervención periódica para garantizar sus prestaciones de resistencia al paso del agua (las cuales se ven reducidas con el paso del tiempo).
Es una buena ocasión para incorporar aislamiento o aumentar su nivel en estas cubiertas.
Una vez retirado o reparado el sistema de protección de la impermeabilización, se puede dar la ejecución de diversas técnicas de aislamiento.
– En el caso de levantar la impermeabilización, se ejecutaría la instalación del aislamiento y por encima se colocaría la nueva impermeabilización.
Las planchas de poliuretano conformadas, cubrirán el soporte de la cubierta y se revestirán con la impermeabilización y el acabado deseado.

En el caso de la proyección de espuma de poliuretano cabe la posibilidad de proteger el aislamiento con otra proyección, en este caso con elastómero de alta densidad.
La proyección con espuma de poliuretano sobre barrera de vapor y posterior proyección de elastómero de alta densidad garantizan aislamiento, impermeabilización, ausencia de condensaciones intersticiales y protección frente a UV, proporcionando a la cubierta las prestaciones y durabilidad necesarias.
En el caso de que se repare la cubierta completamente, incluyendo la estructura, puede valorarse una nueva construcción metálica que incluya los paneles sándwich como cerramiento.

Fuente: Ha sido redactada por la Asociación Nacional de Industriales de Materiales Aislantes (ANDIMA) para el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), con el objetivo de promocionar la eficiencia en el uso final de la energía en los edificios.

Tags: