Gestión Eficiente de los Recursos Hídricos

Hidrología Global y Recursos Hídricos

Durante la pasada década, aumentaron notablemente la sensibilización y la preocupación pública por la necesidad de desarrollar métodos más sostenibles para la gestión y el uso eficiente de los recursos hídricos, y también la necesidad de proteger los ecosistemas donde se encuentran dichos recursos.

Sin embargo, a pesar de la sensibilización acerca de las cuestiones en juego, lo cierto es que la mayoría de las decisiones sobre el desarrollo de los recursos hídricos se siguen adoptando a nivel local, regional, nacional o internacional siguiendo principalmente intereses económicos y razonamientos fundamentalmente políticos. A pesar de que durante la pasada década en varios congresos mundiales sobre el agua se enumeraron los beneficios a largo plazo derivados de la aplicación de un enfoque integrado para el desarrollo sostenible de los recursos hídricos, aún habrá que esperar mucho tiempo y que se produzcan muchos cambios en la política para implementar dicho criterio. Actualmente, las mejores prácticas y el conocimiento científico disponibles raramente se aplican a la toma de decisiones de manera adecuada o se reflejan correctamente al establecer las políticas sobre recursos hídricos o implementar las prácticas de gestión. Mientras tanto, siguen aumentando las presiones sobre nuestros recursos hídricos.

Las fuerzas motrices y las presiones sobre nuestros recursos hídricos.

La combinación de factores naturales y la acción del ser humano origina presiones sobre nuestros recursos hídricos. El cambio climático y la variabilidad natural en la distribución y la presencia del agua son las fuerzas motrices naturales que complican el desarrollo sostenible de nuestros recursos hídricos. Algunas de las principales fuerzas motrices que afectan a los recursos hídricos son:

■ El crecimiento de la población, en especial en regiones con escasez de agua.
■ Grandes cambios demográficos a medida que la población se desplaza de entornos rurales a urbanos.
■ Mayores demandas de seguridad alimentaria y de bienestar socioeconómico.
■ Mayor competencia entre usuarios y usos.
■ Conaminación de origen industrial, municipal y agrícola.

Aunque aún quedan muchas interrogantes acerca de cómo abordar y aliviar las presiones sobre nuestros recursos hídricos, merece la pena señalar el progreso que se está realizando en muchos sectores. Las unidades naturales, como las cuencas fluviales y los sistemas de acuíferos, empiezan a reconocerse institucionalmente; ejemplo de ello es la Directiva Marco del Agua de la UE. La evaluación de los recursos hídricos basada en las cuencas hidrográficas está siendo cada vez más considerada por los programas
nacionales y regionales, a la vez que se otorga importancia a la necesidad de identificar el volumen y la calidad de agua idóneos para mantener la capacidad de recuperación del ecosistema.

También estamos asistiendo al surgimiento de análisis pormenorizados de los procesos implicados, así como de diagnósticos basados en resultados realizados por los organismos, comisiones y autoridades responsables de la gestión de cuencas hidrográficas y acuíferos. Estas actividades se están llevando a cabo a nivel global en multitud de entornos económicos y culturales y a diferentes.

Fuente:
UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura),.
OMM (Organización Meteorológica Mundial).
OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica).

Tags: