El Agua en el Planeta V

Humedales

Los humedales son medios saturados de agua, normalmente en forma de pantanos, ciénagas, marismas, marjales y lagunas.

Los humedales ocupan una superficie casi cuatro veces mayor que los lagos del mundo. Sin embargo, sólo representan el equivalente del 10% del agua contenida en los lagos y en otras masas de aguas superficiales. Durante el siglo pasado, se destruyó un gran número de humedales o bien éstos se transformaron para otros usos. El papel que éstos desempeñan en relación con los ecosistemas y los servicios hídricos que prestan se detalla en el Capítulo 5. Por otro lado, debido a que los humedales representan cerca del 6% de la superficie total terrestre (OCDE, 1996), son zonas fundamentales que deben tenerse en cuenta y protegerse para así proteger las aguas superficiales y, en algunas regiones, también las aguas subterráneas. En la actualidad se está realizando una amplia labor a través de las campañas de “uso racional” respaldadas principalmente por Ramsar, WWF y PNUMA.
El objetivo de estas campañas es mantener los servicios fundamentales del agua y los medios de vida y la producción de alimentos. Bullock y Acreman (2003), llevaron a cabo un nuevo estudio sobre la variabilidad del papel de los humedales, en el que evalúan las diferencias entre las funciones relativas a la cantidad de agua de los humedales, basándose en 169 estudios realizados entre los años 1930 y 2002 a nivel mundial. Éstos creen que esta nueva revisión ofrece el primer paso hacia un sistema de evaluación funcional de los humedales con una mayor base científica, a la vez que ofrece un elemento de referencia para la información mundial acerca de la influencia de los humedales en el caudal de ríos y acuíferos.

Éstos concluyen que “sólo se presta un apoyo limitado al modelo generalizado de control de inundaciones, promoción de recarga y mantenimiento del caudal, considerado durante los años de la década de los 90 como uno de los componentes fundamentales del diseño de políticas dirigidas a los humedales”, poniendo de relieve que este apoyo se limita en gran medida a los humedales de llanuras inundables.
También ponen de manifiesto que: “Apenas se tienen en cuenta los numerosos ejemplos en que los humedales propician inundaciones, son un obstáculo para la recarga o reducen los caudales pobres” y que “no se tienen en cuenta los discursos generalistas y simplificados acerca de las funciones de los humedales por carecer de valor práctico”. En general, afirman que no puede concluirse que los humedales jueguen el mismo papel en todas las situaciones hidrológicas. Recomiendan que las futuras acciones de gestión del agua, tanto para cuencas como para acuíferos, evalúen cuidadosamente las características de cada humedal, ya que éstos mostrarán un comportamiento y unas funciones distintas según su emplazamiento en la cuenca hidrográfica, su clima y el alcance de otras características de desarrollo.

Tags: