Distintas Rehabilitaciones de Cubiertas

Cubierta inclinada.
Proyección de espuma de poliuretano sobre teja y protección con elastómero
Descripción
El soporte inicial es la cubierta de teja original. Sobre la misma se realiza la proyección de espuma de poliuretano siguiendo las recomendaciones específicas para el tipo de soporte y posteriormente se proyecta el elastómero de poliuretano que protege al aislamiento de radiaciones UV e incrementa la impermeabilización de la cubierta.

Esta forma de rehabilitar térmicamente una cubierta de teja es sin duda la más sencilla, económica y eficaz, porque no requiere en la practica de tratamientos previos del soporte, ni de medios auxiliares especiales.
Elementos del sistema
– Aislamiento: Espuma de poliuretano: capa de espesor mínimo de 30 mm. Densidad mínima de 45 kg/m3 en cubiertas para garantizar impermeabilidad.
– Protección: Elastómero de poliuretano: capa poliuretánica de espesor variable (1,5-3 mm), densidad 1000 kg/m3 con coloración. Aporta protección UVA a la espuma del poliuretano e
incrementa la impermeabilidad de la cubierta.
Prestaciones de la solución
Aporta rigidez a la cubierta, estanqueidad y continuidad en aislamiento e impermeabilización de cubiertas, eliminando las juntas.

Cubierta inclinada.
Proyección de espuma de poliuretano bajo teja
Descripción
Cuando el bajo cubierta es accesible se puede realizar esta solución constructiva que consiste en la proyección de espuma de poliuretano en la superficie inferior del tejado.
Elementos del sistema
– Aislamiento: Espuma de poliuretano proyectada, capa de espesor mínimo de 40 mm.
Densidad mínima de 35 kg/m3.
Prestaciones de la solución
Aporta rigidez a la cubierta, estanqueidad y continuidad en aislamiento.

Recomendaciones
En ningún caso se puede considerar esta solución constructiva como de impermeabilización de cubierta. La calidad de la teja debe quedar garantizada en el aspecto relativo a las tensiones que se producirán cuando se manifiesten ciclos de calentamiento-enfriamiento en las mismas, ya que la disipación térmica queda dificultada por el aislamiento del trasdós.
La proyección debe llevarse a efecto ejecutándola con un sentido de avance en la dirección de elevación de la cubierta, con el fin de que no penetre la fase líquida entre las tejas, ya que si ello ocurriera, la expansión de la espuma, produciría un desplazamiento entre las mismas. Una vez proyectadas así las primeras capas y comprobando que las tejas están unidas con la espuma, se cambiará el sentido de la proyección, para conseguir un sellado idóneo de las uniones.

La estabilidad dimensional de la espuma proyectada depende de la densidad de la misma, con este fin se recomienda que la densidad mínima sea de 35 kg/m3. Dependiendo del formato de la teja el sellado se conseguirá con diferente espesor de proyección. Con menos de 4 cm no se consigue un sellado adecuado.

Caso de “renovación del tejado”
Cuando se va a realizar la operación de “retejado” o renovación completa de la cubrición de que se trate es el momento óptimo para incluir el aislamiento térmico.
En este caso se procederá a la proyección de espuma de poliuretano sobre el soporte del faldón o bien a la colocación de planchas de poliuretano conformado antes de proceder a la fijación del las tejas, pizarras o cualquier otro elemento de cubrición que vaya adherido, fijado sobre rastreles, clavado, o con cualquier otro elemento de fijación.

Fuente: Ha sido redactada por la Asociación Nacional de Industriales de Materiales Aislantes (ANDIMA) para el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), con el objetivo de promocionar la eficiencia en el uso final de la energía en los edificios.

Tags: