Ciclo hidrológico y Fuentes de agua

Ciclo hidrológico

Las fuentes de agua se recargan debido a la acción del ciclo hidrológico. Se dice que éste actúa como una bomba gigante que continuamente transfiere agua dulce de los océanos a la tierra y que luego retorna al mar.

En este ciclo de energía solar, el agua se evapora de la superficie terrestre y
llega a la atmósfera, de donde cae en forma de lluvia o nieve. Parte de esta precipitación vuelve a evaporarse, mientras que otra parte comienza el viaje de vuelta al mar a través de arroyos, ríos y lagos. Aun otra parte se filtra dentro del suelo y se convierte en humedad del suelo (agua subterránea) o en agua superficial.

Las plantas incorporan la humedad del suelo en sus tejidos y la liberan en la atmósfera
en el proceso de evapotranspiración. Gran parte del agua subterránea finalmente vuelve
a pasar al caudal de las aguas de la superficie, comenzando así de nuevo el ciclo del agua.

Fuentes de agua

Las fuentes de agua del planeta se pueden dividir en dos tipos:
1. Agua superficial

2. Agua subterránea

Agua superficial
Son las aguas que se encuentran encima del suelo; pueden ser corrientes que se mueven en una misma dirección y circulan continuamente, como los ríos y arroyos; o bien estancadas como los lagos, lagunas, charcas y pantanos.

Agua subterránea
Se genera cuando por acción del ciclo hidrológico o ciclo del agua, parte de la precipitación es absorbida por el suelo, que luego entra en los acuíferos y en las vertientes (quebradas, riachuelos, etc.). La cantidad de agua que saldrá dependerá de cuánto absorba la tierra, además del tipo de suelo que se tenga.

Las aguas subterráneas se aprovechan mediante pozos, los cuales consisten en un orificio o túnel vertical perforado en la tierra, hasta una profundidad suficiente para alcanzar una reserva de agua subterránea.

Fuente: Hondupalma

Tags: